ESPECIAL | Adiós al "Negro" Rafael Emilio Santiago (1942-2021): lo que se dice de un decidor

El periodista bahiense falleció a los 78 años. Lo recuerdan colegas, amigos y conocidos.

El periodista bahiense Rafael Emilio Santiago murió el 14 de abril de 2021. Tenía 78 años.

Ásperamente graciosísimo, el “Negro” era un encantador de serpientessus formas irrepetibles (cargadas de ironía, musicalidad, verborragia, incluso cierto tono arrabalero) dejan una huella extraordinaria.

Como forma de homenaje permanente, 8000 recopila acá las repercusiones: qué dicen del gran decidor.

El ámbito periodístico

Juan Carlos Meschini: “Es el responsable de que uno haya elegido esta carrera y haya estado en la mejor radio del mundo con el mejor periodista de todos los tiempos. Un tipo que paralizaba la ciudad. La verdad, marcó una época. Se fue un pedazo enorme de la historia de Bahía Blanca”.

Walter Gullaci: “Imposible no quedar marcado por el ‘Negro’ Santiago. Y no me refiero sólo al periodismo. La relación más intensa, visceral, que me ofreció esta profesión. Arrancó difícil. A puro encontronazo. Terminó siendo uno de mis más grandes afectos. Un hombre incomparable”.

Daniel Horacio Ciampichini: “Fue un maestro para los periodistas de varias generaciones. Tenía un estilo frontal. Decía que la profesión no era para ser amigos. Una de las primeras veces que me entrevisté con él en aquella LU2 me dijo: Nene, si nadie te dice nada es porque estás haciendo las cosas bien”.

Norman Fernández: “Mi hijo me confesó, cuando lo llamé para darle la triste noticia, que cuando era chico, siendo alumno del Don Bosco, todos los días pedía ir al baño a las 10:50 para salir del aula. Entonces se reunía con un preceptor a escuchar ‘Equilibrio’. Eso generaba Rafael”.

Diego Geddes: “Un genio absoluto. Me parecía maravilloso que fuera amigo y reconocido por Víctor Hugo Morales. Era como si Messi saludara al Trinche Carlovich”.

Luis Alberto Cano: “Se paraba la ciudad minutos antes de las 11 cuando él desde la vieja Lexington 80 les pegaba duro a las teclas con sus dedos grandes para su comentario en ‘Equilibrio’. Con el ‘Negro’ se va un tiempo irrepetible de la radio y del ejercicio de la profesión”.

Eduardo "Cocho" López: “No lo puedo creer. Un grande. Será eterno para los que estuvimos del otro de la radio y los que tuvimos el placer de compartir esta pasión”.

Lorenzo Natali: “Invalorable regalo de la vida el haber podido compartir tantas sensaciones y vivencias con el hombre de radio más admirado de la ciudad”.

Diego Vita: “El más grande periodista que dio esta ciudad en toda su historia. Irrepetible. Inigualable. Tuve la fortuna y el orgullo de poder compartir y aprender de él durante 10 años de radio, relatando partidos que Rafael comentaba con ese estilo único. El respeto era tan inmenso que nunca lo pude tutear”.

Ricardo Bermúdez: “Periodista de raza. Culto, ingenioso, chispeante. Hoy no hay de esa estirpe”.

Gabriel Bermúdez: “Culto y autodidacta, líder sin concesiones, maestro de la ironía y mordaz, son adjetivos que le caben como un traje a medida a quien dejó una huella difícil de llenar en la prensa”.

Víctor Hugo Zelaya: “Líder. Jefe, duro pero maestro. Ese decir, la mordacidad, sin concesiones, autodidacta. La cultura que le brotaba de los poros. Se fue el mejor”.

Daniel Arcucci: “Él no lo sabía y menos lo creía, pero fue mi primer maestro en el periodismo. Me bastaba escucharlo para aprender”.

Javier Macchi: “Uno de los periodistas más grandes de este país. Inteligente, directo, con carácter y determinación. Sin ser nadie me dio grandes oportunidades, viajes y sobre todo la enseñanza de ser yo mismo”.

Germán Sasso: “Un prócer del periodismo bahiense. Durante largos años sus palabras paralizaron a la ciudad. Cautivaba e hipnotizaba. Un poder de atracción desde el micrófono que nunca nadie tuvo en Bahía”.

Bruno Altieri: “Maestro de maestros, creador de un estilo único que combinó sagacidad, rigurosidad y sabiduría. Escucharlo fue siempre un aprendizaje. Nos dejó LA VOZ de la capital nacional del básquetbol”.

Guillermo Crisafulli: “Dueño de un estilo único y polémico. Todavía no lo podemos creer...”.

Leo Margo: “Se fue un pedazo enorme de la historia del periodismo bahiense”.

Joaquín Álvarez Bayón: “Me enseñó esta profesión. Me bancó en todas durante muchos años recorriendo el país. Un gran tipo, mejor profesional y gran amigo”.

Jorge Rubio: “Se fueron Cabrera, Fruet y De Lizaso... ahora el ‘Negro’ y antes el ‘Conde’. Listo, me consigo una radio: el partido que transmitan será imperdible”.

Matías Traversa: “Su voz me acompañará siempre. Inconfundible estilo, dueño de una época”.

Walter Portales: “Gracias a la vida por haber compartido momentos y escucharlo sin micrófono, donde era más brillante que al aire”.

Sergio Kanevsky: “Fue Simbad el Marino, Popeye, altavoz, oráculo de pueblo, magnético. Ya es brisa de mar, ya es faro, ya es noctiluca que titilará en nuestro aparato sensorial. Nos obligará a lo creativo-ocurrente-valiente, cada vez que un micrófono se abra. ¡Culpable de este amor radial!”.

José Montesano: “La voz del Negro nunca dejará de estar”.

Román Igartúa: “Un maestro del comentario, su poesía te trasladaba al mismísimo lugar de los hechos... ácido, mordaz y pícaro. Gran parte del periodismo bahiense se va de viaje”.

Nicolás Fernández: “Máximo referente del periodismo deportivo local. ¡Su legado es inmenso!”.

LU2: “Referente de más de una generación de oyentes que se informó y creció escuchando sus análisis certeros, equilibrados y su exquisito don de la palabra”.

Círculo de Periodistas Deportivos de Bahía Blanca: “Honró a la profesión y así se lo recordara por siempre”.

Hacía ya más de treinta años que en la ciudad de Bahía Blanca tenía lugar un extraño fenómeno que la ciencia no había logrado explicar. Había ciertos días en que, en un horario puntual de la mañana, y por espacio de algunos minutos, la ciudad literalmente se detenía y gran parte de sus habitantes eran cautivados por un misterioso influjo.

(Así arranca un texto-homenaje que escribió Néstor “Chino” Carrizo).

De los demás ámbitos

Héctor Gay, intendente y excolega: “Estoy en shock. Fue un profesor para mí, es una enorme pérdida”.

Ignacio Molina, escritor: “El mejor comentarista de básquet de la historia bahiense y argentina, inventor de un estilo particular. Cuando llegaba del colegio yo ponía LU2 para escuchar Radiovisión Deportiva a las 13:15. Y seguir por la radio los partidos que comentaba era toda una ceremonia”.

Emanuel Ginóbili, exbasquetbolista: “Entristecido. Mi casa se paralizaba cuando su voz sonaba en la radio. Gran referente del deporte (y más) en Bahía Blanca. Su voz inconfundible queda”.

Federico Susbielles, exbasquetbolista y presidente del Consorcio del Puerto: “Se fue un pedazo de Bahía. Con firmes valores y un estilo único, lideró una era comunicacional inolvidable”.

José Luis Gil, exbasquetbolista, abogado y defensor del pueblo: “Esperábamos siempre el final de los partidos para escuchar sus comentarios. Marcó una época. Imposible no recordar el clásico ‘Equilibrio’ de las 10:50”.

Alejandro Montecchia, exbasquetbolista: “En mi casa se paraban todas las actividades para escuchar su ‘Equilibrio’ en LU2 todas las mañanas. El deporte me dio la fortuna de conocerlo personalmente y poder charlar de nuestra pasión por la pesca”.

Juan Ignacio “Pepe” Sánchez, exbasquetbolista, presidente de Bahía Basket: “2 recuerdos: 1) me dormía escuchándolo en la radio que ponía debajo de la almohada, época de Provinciales y Argentinos, y 2) saliendo de la cancha con mi viejo le pedía la radio para escuchar el comentario final”.

Pablo Romera, secretario privado del Municipio: “Para los que amamos el básquetbol, nunca olvidaremos las históricas noches de radio del ‘Conde’ Coleffi y el ‘Negro’. Inmensamente humilde y generoso a la hora de trabajar”.

Carlos Quiroga, concejal y excolega: “De los mejores periodistas bahienses de los últimos 50 años. Siempre con un libro cerca y reivindicando su carácter de autodidacta. Siempre con su verdad, aunque incomodara”.

Alejandro Dichiara, intendente de Monte Hermoso: “Los que amamos el deporte de la región lo escuchamos siempre con la admiración, un prócer del periodismo, siempre la palabra justa y el comentario atinado”.

Marisa Pignatelli, concejala: “Whitense de pura cepa y gran periodista. Su coherencia, su profesionalismo y su capacidad son atributos que serán reconocidos y recordados por siempre”.

María Palma Nazzaro, histórica locutora de LU2: “¡Muchos años compartidos! Irremediable pérdida”.

Rubén García, funcionario municipal de Cultura: “Alguna vez tuve un mano a mano en la tele, me contó la historia de su padre en el cine de White al estilo ‘Cinema Paradiso’ y cómo pintaba las plomadas con los colores de Comercial. Se fue uno de los mejores”.

Gustavo Aguirre, exatleta olímpico: “Acompañaste mi carrera deportiva con un respeto que siempre valoré y me lo guardo en el corazón. Siempre recordaré tu aliento previo a mi carrera en Sídney 2000 desde las gradas”.

Gustavo Mandará, concejal y excolega: “Me niego a renunciar a ser un charlatán que tuvo el inmenso privilegio de frecuentar su leyenda. Es una de las mejores cosas que me pasaron”.

Andrés De Leo, senador provincial: “Se va a extrañar su mirada aguda sobre el deporte y la vida con un tono único e irremplazable”.

Asociación Bahiense de Básquetbol: “Ícono del periodismo y voz inigualable del básquetbol bahiense. Su espíritu crítico y rigor profesional lo llevó al pedestal de los imprescindibles”.

Su nieto Ramiro:


☕ Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar invitándonos algún cafecito o con un aporte vía PayPal. Y si no, reenviándole este correo a alguien. ¡Muchas gracias!